Dificultades en la Comprensión del Lenguaje

El autista parece no entender que el lenguaje tiene un significado. Pueden pasar varios años antes que el niño aprenda a venir cuando lo llaman por su nombre. En esta etapa no obedece ninguna orden verbal, ni escucha advertencias, ni comprende si lo reprenden.

Muchos comienzan a adquirir cierta limitada comprensión del lenguaje cuando se acercan a los cinco años. Obedecen instrucciones simples, como por ejemplo, "ven a comer". Demasiadas órdenes en la misma frase lo tiende a confudir, por lo que se puede enojar o angustiar o retraerse y no hacer nada.

Problemas en la Comprensión de lo que Ven

Estos niños, cuando son muy pequeños tienden a mirar algo que se mueve, pero dejan de hacerlo cuando el movimiento cesa. Parecen reconocer a las personas y los objetos por su contorno general más que por los detalles de su aspecto. Algunos de estos niños no se preocupan por encender la luz cuando están solos en una habitación a oscuras, y hasta pueden encontrar objetos y moverse en ella sin dificultades.
Se ha dicho que los autistas no fijan la vista en las personas o los objetos, sino que echan rápidas miradas y apartan los ojos, pero las pruebas han demostrado que comparan comparativamente más tiempo a los rostros humanos que otras cosas.

Problemas en la Comprensión de los Gestos

El autista tiene tanta dificultad en comprender el lenguaje visual como en utilizarlo. Durante el primer año, el único lenguaje que posee es el llanto indiscriminado. Posteriormente, muestra lo que necesita tomando a alguien de la mano, tirando de él y colocando su mano sobre el objeto deseado. Pueden pasar años antes de que comience a señalar y en ese caso utiliza toda la mano y no sólo un dedo. Tampoco tienen la capacidad de hacer mímicas. Más tarde pueden llegar a comprender el significado de gestos y expresiones claras y sencillas.

Conducta Social Autista

Estos niños con frecuencia se conducen en forma socialmente inaceptable. Algunos tienen la tendencia a gritar y no se inhiben por hallarse en un lugar público y lo hará fuerte y prolongadamente. Muy contentos pueden quitarse la ropa en público, pues no tienen idea de que esto no está bien. En la mesa, pueden realizar actos desagradables, como comerse los alimentos que han dejado caer en el suelo. En general, los autistas carecen de la comprensión de los convencionalismos sociales.

Algunos niños autistas nunca hablan, permanecen mudos todo su vida. Otros, aprenden a decir por lo menos algunas palabras, aunque casi siempre comienzan mucho después de lo normal. Generalmente comienzan repitiendo palabras dichas por otras personas ( ecolalia). Algunos nunca pasan de esta etapa, pero otros pasan a la siguiente, cuando comienzan a decir algunas palabras y frases que elaboran por sí mismos y que tienen significado.

El habla del niño autista ha sido descrita como algo similar a una computadora cuando traduce un idioma extranjero; esto da una idea de la clase de errores que tienden a cometer.