Imágenes y Cuadros de Comportamiento

Los niños con autismo de alto funcionamiento, tales como el Síndrome de Asperger, pueden beneficiarse de la imagen y gráficos de comportamiento que representan los comportamientos aceptados que se esperan de ellos. El maestro de tu hijo puede anotar los comportamientos esperados para cada período de clase, y tu hijo o ayudante de un profesor puede marcar si tu hijo cumplió con las expectativas. Para un niño que se esfuerza por leer, el maestro puede hacer dibujos o símbolos de uso (similar al sistema PECS) para ayudar a tu hijo a entender las expectativas. Los elogios verbales de los comportamientos esperados ayudará a éstos a convertirse en lugar común.

La redirección y la ignorancia planeada funcionan para alguna mala conducta, pero el profesor debe evitar tiempos de espera o regaños, ya que esto sólo avergonzará a tu hijo y podría causar más brotes. Los estallidos graves o de mal comportamiento, especialmente si tu hijo se vuelve violento, deben tratarse sacando al niño de la clase para un tiempo de enfriamiento. El maestro debe entonces hablar con su hijo la razón de su estallido (si es capaz de verbalizar esto) o pedir a otros compañeros de clase para identificar los factores desencadenantes que llevaron a la conducta problemática.

Otras Consideraciones 

Toma en consideración varios factores al disciplinar a los niños con autismo en la escuela. Uno, no todas las técnicas de disciplina funcionan con todos los niños. Una evaluación de la conducta funcional, realizada por un profesional, el maestro o ambos, puede ayudar a determinar la función de la conducta del niño. Las alternativas pueden ser presentadas a ayudar al niño a obtener el mismo resultado de una manera más positiva. Dos, debes estar al tanto de cualquier cambio en la vida del niño que contribuyen a los problemas de disciplina. Un niño que normalmente no tiene un problema de comportamiento y de repente una actuación puede estar experimentando estrés en otras áreas de su vida. Tres, la participación de los padres tanto como sea posible. Los padres conocen a sus hijos en el mejor de espectro, y pueden ser capaces de ayudar en la aplicación de la disciplina efectiva utilizando las técnicas aplicadas en el país. Recuerda que los niños con autismo luchan con el cambio, por lo que la consistencia puede ser una clave para la gestión eficaz de la conducta.

Sólo cuando los docentes asuman que los alumnos pueden tener diferentes estilos de aprendizaje, y que deben cambiar su metodología en el aula para poder afrontarlos, podremos empezar a hablar de una inclusión educativa real.

Muchos docentes todavía NO SE CREEN que los alumnos con autismo son diferentes en su forma de pensar, sentir o aprender. Y como no se lo creen, no aplican las recomendaciones de los expertos. Comprendo que es difícil, cambiar años y años de pedagogía y forma de impartir clase. Romper esquemas recibidos desde la propia infancia y repetidos a lo largo de toda tus vivencias educativas. Y encima recalcados en la universidad, e impartido durante años en las escuelas.Pero es una obligación, si se quiere llevar la docencia como profesión de calidad y de una forma digna. ¿Qué pensaríamos de un médico que se negara a aplicar las nuevas técnicas en favor de los pacientes, sólo porque lleva toda la vida realizando una práctica y no desea aprender otra nueva y mejor.

El profesorado en general no sólo no entiende qué es el autismo, sino que se muestra incrédulo ante la sencilla idea de que el pensamiento visual es fundamental en el aprendizaje de nuestros hijos. Llevamos más de 100 años basando el aprendizaje de todos los alumnos, en la lectoescritura y el lenguaje oral, y de golpe nos metemos en una época visual no sólo por el estilo de vida: acceso al conocimiento por via audiovisual desde el nacimiento, de forma mucho más acentuada que hace 40 años atrás, sino también con la presencia en la escuela de una serie de alumnos que no responden a los aprendizajes tradicionales de forma correcta, en parte muchos de ellos por pertenecer al Continuo Autista, y muchos otros porque simplemente son "hijos" de una nueva época.

Centrándonos en el autismo, o TGD, todo alumno debe tener derecho a una educación de calidad, que en mínimos debe partir del uso de estas metodologías y recursos:

1. Uso de Agendas visuales claramente visibles por el alumno: tanto en la pizarra, como en el pupitre, que acompañen toda la secuenciación de actividades que se realizan diariamente en el aula:
Asamblea, trabajo en pupitre, recreo, logopedia, pt, trabajo en rincones, lectura de cuentos, canciones grupales, trabajo en círculo… y todas las posibles agrupaciones y organizaciones de trabajo que se secuencian a lo largo de la jornada escolar: aseo, desayuno…

2. Guiones sociales con pictogramas y claves visuales para trabajar con los alumnos los problemas de conducta o socialización que se presentan en el transcurso de los días.

3. Guiones sociales y pictogramas para trabajar las salidas de Centro, excursiones o actividades.En las actividades que suponen un desplazamiento fuera del centro se debe realizar una previsión que permita que estos alumnos se desplacen con información visual de la actividad que se va a realizar, facilitando así la comprensión, el aprendizaje y participación en las mismas condiciones que sus compañeros.

4. Uso de la libreta viajera: la libreta viajera sirve para que los padres sepamos algo de lo que está ocurriendo con nuestros hijos en el colegio, y cualquier pequeño detalle que ocurre en el día a día, puede servir para ayudar o explicar alguna reacción, conducta, comportamiento, aprendizaje, del alumno con TGD/TEA.

Se recomienda que el tutor o docente dibuje o escriba en dicha libreta, algún acontecimiento significativo que haya ocurrido en la clase para tratar de hacer con el alumno lo que conocemos como: Evocaciones. Enseñar al alumno con TGD/TEA a contar, evocar o explicar lo que ha ocurrido en el aula, enseñar al alumno a contar cosas que han ocurrido en el pasado, un pasado cercano pero no inmediato.
De la misma manera se recomienda a la familia que haga lo mismo, para que el alumno participe en la asamblea, contando con pictogramas y ayuda visual, algo que hubiera hecho por la tarde o el fin de semana fuera del colegio. De esta forma, se mejora la conducta de los alumnos en dicho espacio, y su participación en el misma, con el beneficio que esto conlleva para ellos y todos los demás alumnos del aula.

5. Uso de materiales adaptados y de acceso al curriculo:
Los alumnos con TGD/TEA al igual que cualquier otro alumno con NEAE, necesitan un acceso al curriculo en igualdad de oportunidades. Tener un curriculo accesible significa que el Centro tiene la obligación de disponer de materiales específicos y las adaptaciones técnicas necesarias además de usar una metodología adecuada para que nuestros hijos pueda acceder a los mismos contenidos que sus compañeros en igualdad de oportunidades. Y no sólo hablamos de los aspectos tradicionalmente “académicos”, sino todos los aprendizajes socioeducativos, que la escuela transmite. Educación en valores, inclusión y educación para la igualdad, entre otros.
 Esto en Términos Generales Supone:
Estructuración espacio temporal tanto de las aulas y espacios del centro como del trabajo que los alumnos van a realizar en el mismo, mediante el uso de claves visuales, pictogramas y demás tipos de comunicación aumentativa/alternativa.
El Colegio debe ser accesible y estar señalizado con claves visuales, tener mapas a la vista de todos los alumnos, y usar lenguaje visual. Esto no sólo favorece la comprensión y el aprendizaje de los alumnos con TGD/TEA sino de todos los alumnos, es otro estilo de aprendizaje adecuado a cualquier colegio, y que no supone más, que un trabajo de organización y señalización de aulas, espacios con carteles, pictos y secuenciaciones, al igual que se hace en otros idiomas o en el idioma oficial. Estamos en una sociedad visual y todos los alumnos tienen desarrollados sus aprendizajes visuales, por lo que simplemente es ampliar este aspecto que además es beneficioso para todos.

 Intervención metodológica y conductual, en el espacio no lectivo: recreos juegos, espacios de espera… En esos espacios además de la vigilancia, también se deben trabajar todos los aprendizajes sociales en los cuales nuestros hijos debido a su autismo, llevan un considerable retraso.
Es en estos espacios donde se deben elaborar programas de inclusión social, de juego con iguales, y vigilar que los aprendizajes individuales se generalicen en un entorno, que de por si es hostil para los alumnos con TGD/TEA: el patio. Los estímulos sensoriales y visuales que reciben estos alumnos en el patio, pueden lograr que este lugar sea conflictivo y muy agresivo y sobreexcitante para ellos. O por el contrario, puede favorecer su asilamiento y su ensimismamiento en la repetición de rutinas que les hacen sentir seguros.
No se solventa sólo con la presencia de adultos que vigilen su integridad, sino que se debe desarrollar un programa de juegos dirigidos en grupo pequeño con iguales para que se vayan poniendo en práctica las habilidades sociales que poco a poco deben ir adquiriendo: respeto de turnos, no agresión, no competitividad… además de ir adentrando a nuestros hijos en la adquisición de juego más simbólico, adecuado a su edad, y mediación en aquellos juegos en los que no puede participar, por no comprender las reglas orales que los rigen, y necesitan un mediador que les ayude. Y también en el patio deben usarse los guiones sociales y las agendas visuales como medio de comunicación alternativa.

De hecho se debe reducir el uso predominante de las instrucciones verbales cuando el profesorado se dirige a alumnos con TGD/TEA. El lenguaje debe ser concreto y sencillo. Sin exceso de información ni recargarlo de palabras. De esta forma nos aseguramos que lo comprendan, y no que interpreten aspectos sesgados y mal aprendidos del mismo.
6. Todo Centro Educativo que tenga matriculado alumnado con TGD/TEA debe dotarse urgentemente de:
Textos adaptados con pictogramas. Canciones adaptadas con pictogramas.
Programaciones generales en las que los textos, canciones, poemas, adivinanzas… utilizadas a lo largo del curso sean accesibles a todo el alumnado, preparando previamente adaptaciones con pictogramas de los mismos.