En los niños con autismo el coeficiente intelectual generalmente está por debajo de lo normal.

Los niños con síndrome de Asperger son muy activos y también se les puede diagnosticar trastorno de hiperactividad y déficit de atención.

Asperger            

 

1.- Coeficiente intelectual  generalmente por encima de lo normal.

2.- El diagnóstico  se realiza normalmente después de los 3 años.          

3.-  Aparición del lenguaje en tiempo normal.

4.-  Todos son verbales.

5.- Gramática y vocabulario por encima del promedio. 

6.- Desinterés general en las relaciones sociales. No desean tener amigos.

7.-  Incidencia de convulsiones igual que el resto de la población.

8.-  Torpeza general.

9.-  Intereses obsesivos de 'alto nivel'.

10.- Los padres detectan problemas alrededor de los dos años y medio.

11. Las quejas de los padres son los problemas de lenguaje o en la socialización y la conducta.

 

Autismo

 

1. Coeficiente intelectual generalmente por debajo de lo normal.

2. El diagnóstico se realiza normalmente antes de los 3 años.

3. Retraso en la aparición del lenguaje.

4. Alrededor del 25 por ciento son no verbales.

5. Gramática y vocabulario limitados.

6. Interés general en las relaciones sociales. Desean tener amigos y se sienten frustrados por sus dificultades sociales.

7. Un tercio presenta convulsiones.

8. Desarrollo físico normal.

9. Ningún interés obsesivo de 'alto nivel'.

10. Los padres detectan problemas alrededor de los 18 meses de edad.

11. Las quejas de los padres son los retrasos.

 

El síndrome de Asperger a menudo se considera una forma de autismo de alto funcionamiento. Esto puede llevar a dificultad para interactuar socialmente, repetir comportamientos y torpeza.

La principal diferencia entre el síndrome de Asperger y el trastorno autista es que los niños con el síndrome no tienen retrasos cognitivos ni del habla. Las personas con síndrome de Asperger con frecuencia tienen dificultades sociales, muchas tienen una inteligencia por encima del promedio y pueden sobresalir en campos como la programación informática y la ciencia. No presentan retraso en el desarrollo cognitivo, las habilidades para cuidarse ni la curiosidad acerca del entorno. Las personas con síndrome de Asperger se tornan demasiado concentradas u obsesionadas con un solo objeto o tema, ignorando todos los demás.

Las personas con síndrome de Asperger no se aíslan del mundo de la manera en que lo hacen las personas con un trastorno autista. Con frecuencia se acercarán a otras personas. Sin embargo, sus problemas con el habla y el lenguaje en un escenario social a menudo llevan al aislamiento.

Muchos niños con síndrome de Asperger son muy activos y también se les puede diagnosticar trastorno de hiperactividad y déficit de atención (THDA). Generalmente se necesita un médico experimentado en el diagnóstico y tratamiento del autismo para hacer el diagnóstico real. El equipo que verá a su hijo puede incluir a un psicólogo, un neurólogo, un psiquiatra, un logopeda y expertos en el diagnóstico de niños con síndrome de Asperger.