Las habilidades sociales son capacidades específicas que se  requieren para ejecutar en forma competente una tarea interpersonal. Tiene que ver con la capacidad de expresar sentimientos, deseos, pensamientos, de acuerdo al contexto, logrando lo que uno quiere sin dañar al otro. Para lograr lo que uno quiere y no dañar al otro es indispensable usar conductas asertivas.  Para ser hábil en el uso de estas conductas es necesario saber QUE decir, A QUIEN, COMO, DONDE  y CUÁNDO decirlo. Es importante la presencia de flexibilidad comportamental. Esta es la capacidad para modificar en forma rápida y constante nuestro comportamiento a partir de cualquier cambio del ambiente.  Este proceso se da casi de manera inconciente y requiere de juicio de contexto social.

¿Por qué los sujetos que se encuentra dentro del espectro autista presentan dificultades en esta área?

En primer lugar para saber que decir y como decir algo a alguien sin dañarlo y logrando lo que uno quiere es necesario saber lo que el otro piensa y siente acerca del tema. Es necesario manejar lo que se llama teoría de la mente, es decir otorgarle al otro pensamientos y sentimientos propios,  diferentes a los de uno mismo. Los sujetos dentro del EA tienen dificultades en esta área por lo que hay que trabajar este aspecto en primer lugar para que sean más competentes en el área de las habilidades sociales.

Por otra parte también es importante para el desarrollo de estas habilidades hacer un buen uso de las funciones ejecutivas. Esto es, poder atender a los signos del ambiente y de los sujetos con los que se interactua,  planificar las acción, poder resolver posibles  problemas que se presenten y ser flexible para buscar más de una solución evaluando las consecuencias de cada una. El trabajo en teoría de la mente y funciones ejecutivas es indispensable para el desarrollo de las habilidades sociales.

¿Qué aspectos engloban las Habilidades Sociales?

Según Jed Baker las habilidades sociales implican dos tipos de actividades, habilidades comunicativas y habilidades de manejo de emociones. Dentro de las habilidades comunicativas podemos encontrar las habilidades conversacionales, que están relacionadas con el manejo del sujeto en una conversación, tanto desde el aspecto corporal o el tono de voz, como desde los modos adecuados. Es saber como unirse a una conversación o interrumpir a alguien mientras habla, que hacer para terminar una conversación.  También esta relacionado con que voy a hablar con diferentes personas teniendo en cuenta sus intereses y motivaciones.

Por otra parte encontramos las habilidades de juego cooperativo, en donde se ponen en juego las habilidades  necesarias para   invitar a alguien a jugar, unirse al juego de otros, tomar turnos, otorgarle importancia al ganar y manejar el hecho de que a veces se pierde. Por último dentro de las habilidades comunicativas se encuentran las habilidades de manejo de la amistad, saber cuando ofrecer ayuda o consolar a un amigo, diferenciar entre hechos y opiniones para evitar conflictos con el otro o llamar la atención de una manera positiva.

Dentro de las habilidades de manejo de emociones encontramos las habilidades de autorregulación,  esto es reconocer y poder graduar las emociones propias , ser capaz de resolver problemas, afrontar los errores y perseverar cuando la tarea es difícil. Otro aspecto es el de la empatía, es decir comprender los sentimientos del otro y poder actuar en consecuencia.+++En último lugar se encuentran las habilidades para la resolución de conflictos, dentro de las cuales podemos mencionar el hecho de  aceptar un “no” como respuesta, aceptar las críticas y aprovechar el lado positivo de las mismas, manejar situaciones de burlas o de ser dejado de lado, en forma asertiva.

¿Como se trabajan las Habilidades Sociales en chicos del EA?

En primer lugar se debe realizar una evaluación de cada uno de los aspectos que engloban las habilidades sociales. La evaluación se debe realizar observando al niño en situaciones de tipo social, en el colegio, en el club, en su casa o yendo de compras. Muchas veces no podemos observar al niño realizando todas estas actividades. Si así lo pudiésemos hacer puede suceder que, al sentirse observado tanto él como sus pares, el resultado fuese algo ficticio,de lo que no podemos sacar provecho. Por esta razón es importante hablar con los adultos presentes en estas actividades en su vida cotidiana.

Para saber como se maneja en la escuela es muy provechoso hablar con sus maestros o con su maestra integradora, en el caso de que la tenga.  Para saber acerca de su comportamiento en casa o en la calle es importante hablar con sus padres o cuidadores. Una vez que sabemos cuales son las fortalezas y debilidades de cada chico elaboramos una planificación en donde empezaremos tomando ciertos objetivos y agregando nuevos a medida que los primeros se vayan logrando. El trabajo con cada chico va a ser diferente y personal, elaborado por su equipo de trabajo y  transmitido a sus padres. A su vez hay una diferencia importante entre el trabajo que se realiza con niños preescolares y con niños escolares.

Con los niños preescolares el trabajo es lúdico. A través de juego con muñecos o con títeres iremos incluyendo los aspectos a trabajar. De esta forma el muñeco que hará de papá le explicará al que hace de niño que van a ir de compras y planificaran las actividades teniendo en cuenta las reglas sociales implicadas en esa actividad. Primero dirigiremos el juego los terapeutas y luego haremos que el niño participe más activamente en la realización de la planificación, buscando que internalice las habilidades sociales.