En el imaginario popular es frecuente la idea que el genio o superdotado es un ser extraño y excéntrico que raya la locura. Este personaje es despreciado como si fuese un idiota. Lo más probable que aquel que persigue a un genio no es sino alguien que reconoce su inferioridad y que busca la forma de aumentar su ego mediante el insulto y provocación. Buena parte de los superdotados sufre en algún grado el síndrome de Asperger, que lo inhabilita para interactuar en lo social adecuadamente.

Una persona con Asperger no interpreta los dobles sentidos o las cosas obvias de su contexto como el resto de sus pares, sino que disecciona y analiza cada elemento de la comunicación, por lo que su análisis final no le permite comprender lo que el otro le intenta decir.

El balance de energia necesario para contener al aparato psiquico hace que las personas con Asperger sean por lo general expertos en determinadas areas, y si tienen la suerte de que sus obsesiones sean redituables, se transforman en personas de éxito. Entre los famosos que padecieron Asperger puedo citar a Einstein, Newton, Vemon Smith, Steven Spielberg, y Sid Barret. Al no ser considerado el Asperger como una enfermedad en sí, y teniendo en cuenta a los famosos que lo han padecido, se ha generado una ola de auto diagnosticados con el síndrome.

Por otra parte, los superdotados desde niños experimentan una vision totalmente distinta de la realidad. Un niño "Gifted" posee la capacidad de percibir su contexto con el potencial intelectual de un adulto, pero desde la perspectiva de un niño. La vida de estos pequeños transcurre en medio de un desfazaje cronológico entre lo que percibe como adulto potencial y su niñez cronobiológica. El problema en el trato con ellos se da en la ingnorancia en como interactuar con ellos. Es frecuente que los adultos olvidemos que ellos continuan siendo niños, o bien que los ridiculicemos en un afán de "embrutecerlos" y de esta forma nivelarlos con el resto del grupo social en el que se encuentra inserto. Estas situaciones generan en el niño mucho sufrimiento e impotencia, ya que el no tiene la culpa de ser intelectualmente superior.

En el caso del Asperger actitudes como estas provocan que las acciones autísticas incrementen su fuerza y frecuencia. ¿Qué suelen hacer estos niños en su afán por ser aceptados? Simple. Degradan su nivel intelectual hasta el punto de llegar al oligofrénico nivel de sus pares. Dejan de hablar cosas profundas para dialogar de banalidades. Simulan ser un mediocre para no sufrir la espada de la escisión. Se disfrazan de imbeciles, pero en su interior sufren, se aburren y se cansan. Es frecuente que terminen aparatandose por sí solos.

El problema en cuestión pasa porque nuestra sociedad se encuentra medianamente preparada para interactuar con discapacitados, pero no lo está para contener a los superdotados. No existen contenidos curriculares especiales para ellos y los docentes no tienen la capacitación necesaria. Pese a esto, es de destacar los esfuerzos notables.  Existe además, una institución llamada Cedalp que se dedica a asesorar a padres y docentes respecto de la forma de contener y dirigir a estas simpáticas e incomprendidas personitas. El objetivo de Cedalp es: "...proporcionar información veraz y científica sobre el alto potencial intelectual.

Las ideas fundamentales que nos movieron en la creación de CEDAP y nos mueven diariamente en la realización de nuestra actividad son: trabajar para que toda persona con estas características pueda integrarse plenamente en el hogar, escuela y la sociedad, aumentar el conocimiento de la naturaleza de la alta habilidad, y aumentar también el entendimiento de las necesidades emocionales, sociales y educacionales del niño y adolescente talentoso, brillante o con alto potencial. Es así que, apuntamos a orientar, ayudar, apoyar y estimular tant

o a niños y jóvenes brillantes, como a su familia y en definitiva a todos aquellos que estén involucrados en su educación, para que puedan crecer sanos y felices y ser, más tarde, adultos que logren alcanzar un desarrollo afectivo e intelectual armónico".

Ser demasiado inteligente es castigado en esta sociedad en el que la mediocridad es la reina, en la que todas las estupideces y tonterías se ensalzan y las cosas creativas e innovadoras se desprecian. Ser brillante implica "brillar" frente a los otros. Es muy común que en las empresas se realice el (acoso laboral). ¿Quiénes son las victimas frecuentes de ésto? Los brillantes y superdotados, que al destacarse del resto, son hostigados por los niveles superiores, temerosos de ser destronados de sus comodos despachos. En esta sociedad la gente muy inteligente es perseguida y despreciada, y dependiendo de la forma en que uno lo acepte, esto puede ser un castigo o también una bendición. Aprendí de una vieja amiga a sacar lo positivo aún de las peores cosas, y creo que respecto de este tema, la extrema inteligencia es una virtud que como un diamante en bruto, ha de ser tallada y trabajada, para que luego y como una joya reluzca y alumbre a los otros. Si uno es víctima de Mobbing le recomiendo que lea "¿Que Haria

Maquiavelo?" de Stanley Bing, es sencillamente una revelación. Si alguien es despreciado por sus amigos por ser muy inteligente, le recomiendo que mande a esos a cagar y que busque gente con la que se sienta cómodo, sin tener que portar una careta. Es mucho menos trabajoso ser uno mismo que simular ser a alguien que no es. Hoy internet permite mejorar las relaciones entre las personas según intereses en común.

Finalmente, cada uno puede contestar la pregunta del título desde su propia experiencia y punto de vista. En mi opinión personal, la brillantez es un don.

Desde esta Web aporto mi granito de arena con el fin de que quien sea superdotado, sienta que no se encuentra solo en el mundo, y aquel que tiene hijos o alumnos gifted, que comprenda que hay gente especializada en la contención y educación de estos niños, y quien sea víctima de mobbing, con el libro que les he recomendado tiene bastante para entretenerse.