Preguntas y Respuestas
P: ¿Cuál es la incidencia del autismo? 
R: 
Aunque aún no se sabe la incidencia exacta del autismo, los estimados indican que en los Estados Unidos hay entre uno en cada 500 a uno en cada 1.000 personas. Las estadísticas actuales demuestran que el autismo ocurre en todos los grupos raciales, étnicos y sociales y que los varones tienen una probabilidad de 3 a 4 veces mayor de ser afectados.

 

Los estudios iniciales realizados en la década de los sesenta indican que había una tasa de incidencia de entre cuatro a cinco casos de autismo en cada 10.000 personas, por lo que se consideraba que la condición era rara. Sin embargo, los estimados actuales sobre la incidencia no son consistentes con las tasas de incidencia para una enfermedad rara. Además, datos recientes en los Estados Unidos e internacionalmente indican que hay un aumento grande en la incidencia de la condición.

Sin embargo, muchos epidemiólogos piensan que los cambios recientes en los criterios para el diagnóstico y en las condiciones que se clasifican como trastornos del espectro autista pueden explicar el aumento en la incidencia.

 

P: ¿Qué causa el autismo?
R: Se piensa que una variedad de factores están involucrados en la causa del autismo. Los estudios recientes sugieren que un elemento genético, posiblemente una predisposición, está involucrado en causar el autismo muy temprano en el crecimiento intrauterino del niño. Otras causas pueden incluir factores infecciosos, neurológicos, metabólicos y ambientales.

Algunos de los investigadores de la Red CPEA están concentrando sus esfuerzos en las posibles causas genéticas del autismo. En el 2000 los científicos de la Red CPEA dieron a conocer los resultados de dos estudios que encontraron a los genes involucrados en el autismo. Los investigadores de la Red CPEA y científicos financiados por otros institutos de los NIH publicaron informes adicionales en el 2001 como parte de un consorcio internacional sobre investigación genética. Los resultados llevaron a los científicos a pensar que algunas personas pueden tener una predisposición genética que les hace más susceptibles al autismo. La Red CPEA y otros investigadores financiados por el NICHD también están examinando otros factores que pueden estar involucrados en el autismo además de la genética. Para una bibliografía completa de las publicaciones sobre el autismo de los investigadores de la Red CPEA y otros científicos financiados por el NICHD u otras instituciones de los NIH.

Aunque la comunidad científica no está segura de la causa exacta del autismo, está claro que la calidad del cuidado de los padres no es una causa o un factor contribuyente al autismo.

P: ¿Hay alguna conexión entre el autismo y las vacunas?
R: Hasta la fecha, no hay ninguna evidencia científica concluyente que cualquier parte de una vacuna o cualquier combinación de vacunas cause el autismo. Tampoco hay datos concluyentes de que ningún tipo de preservativo (por ejemplo, timerisol) utilizado para manufacturar las vacunas desempeñe un papel en provocar el autismo. En el 2001, el Instituto de Medicina
 (IOM) y la AAP dieron a conocer los resultados de sus revisiones separadas de la evidencia disponible sobre una posible conexión entre las vacunas y el autismo.

Debido a que no hay evidencia científica concluyente de la existencia de una conexión entre el autismo y las vacunas, el Programa Nacional de Vacunación (NIP) de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), conjuntamente con la AAP y la Academia Americana de Médicos de Familia,  sugieren que los padres sigan el calendario recomendado de inmunización para los niños, que es publicado todos los años.

 

Se aconseja a los médicos que tomen cuidadosamente el historial médico familiar de todos sus pacientes para traer a la luz cualquier factor que pueda influenciar sus recomendaciones para el calendario de vacunación.

 

La Red CPEA , financiada por el NICHD y el NIDCD, con fondos adicionales de los CDC, está estudiando el autismo y su relación con la vacuna triple vírica. Los investigadores de la Red CPEA compararán los registros de vacunas de grupos de personas con autismo, con aquellos que no tienen autismo, para ver si el comienzo de los síntomas del autismo estaba asociado con la puesta de la vacuna triple vírica u otras vacunas. Las pruebas de laboratorio en este estudio también examinarán cualquier señal de infecciones persistentes que podrían ser relacionadas a la vacuna triple vírica.

 

La Red CPEA, financiada  con fondos adicionales de los CDC, está estudiando el autismo y su relación con la vacuna triple vírica. Los investigadores de la Red CPEA compararán los registros de vacunas de grupos de personas con autismo, con aquellos que no tienen autismo, para ver si el comienzo de los síntomas del autismo estaba asociado con la puesta de la vacuna triple vírica u otras vacunas. Las pruebas de laboratorio en este estudio también examinarán cualquier señal de infecciones persistentes que podrían ser relacionadas a la vacuna triple vírica.