Existen diversos síntomas que pueden ayudar a saber si un niño padece autismo:

Los síntomas son la falta de interacción social (muestran dificultad para relacionarse con otros niños de la misma edad, poco o nulo contacto visual, evitan el contacto físico, no responden al ser llamados por su nombre, no tienen lenguaje y si lo tienen presenta alteraciones), las estereotipias (movimientos repetitivos), poca tolerancia a la frustración, risas o llantos sin motivo aparente, presentan hiperactividad o son muy pasivos, no hay juego simbólico, carecen de juego creativo.

La mayoría de estos síntomas pueden aparecer al año y medio de edad, comenzando con retrocesos en el desarrollo del niño.

 

Indicadores Precoces:

  • No balbucea ninguna palabra al año de edad.
  • No señala ningún objeto hasta los 12 meses.
  • No responde a su nombre.
  • No pronuncia palabras hasta los 16 meses, o frases de dos o más palabras hasta aproximadamente los dos años.
  • No establece un contacto visual correcto.
  • Alinea de manera excesiva los juguetes u otros objetos.
  • No sonríe ni muestra receptividad social.

Indicadores Tardíos 

  • No tiene interés en hacer amigos.
  • No es capaz de comenzar o mantener una conversación.
  • Es poco imaginativo a la hora de jugar.
  • Utiliza un lenguaje repetitivo.
  • Tiene rutinas y cualquier intento de modificarlas le genera una gran angustia.
  • Muestra un apego excesivo a determinados objetos.